Corriendo tras el temporal

Cada cierto tiempo el mar, o la mar como me gusta llamarle, nos recuerda todo lo que le vamos quitando, y reclama sus territorios.


Ayer fue uno de esos días, y la coincidencia de la marea alta, el viento y unas potentes olas, pusieron patas arriba la linea de costa de la ciudad.


Al mediodia me tocaba correr, y como casi siempre lo hago por el paseo de la playa, pues no iba a ser menos, las imagenes necesitan pocos comentarios.

Comments are closed.