Aiztgorri

Parece ser que no hay forma de cerrar planes durante la semana últimamente, y para variar acabo saliendo solo el sábado.

Son las 7 de la mañana y la indecisión es total:
Donde voy??, resuena en mi cabeza, si encontrar una clara respuesta, mientras un mapa asoma debajo de todo el papeleo que tengo en la mesa, bueno no parece mala opción, pues venga vamos allá.

Tras un tranquilo viaje llego a Otzaurte, decido que quizas las pendientes hasta Beunda, no sean buena opción para calentar, así que subo por la pista cementada con la furgo, hasta llegar al área de Beunda, maravilloso sitio por cierto.


La ruta comienza por una pista cementada que se va acercando al refugio de San Adrian, por fin llega el punto donde se acaba el cemento y una barrera impide el paso de vehículos motorizados. La subida hasta el refugio es tranquila y llevadera.




Una vez pasado este la pista deja paso a un estrecho sendero y casi bajo la cueva obliga a echar pie a tierra para continuar subiendo, este tramo y algún otro después de la cueva hay que hacerlos andando, pues los pedrolos de la calzada no dan mucha opción.

Tras ese collado, el tema cambia y una sucesión de senderos y caminos mas o menos anchos a través de un bosque espectacular y húmedo a mas no poder me llevan a una pista que llega hasta Urbia, como no he venido a hacer pistas, sigo por el GR que continua con la misma tónica para deleite de mis sentidos.








A tramos aparece la niebla para darle un aspecto mas salvaje y tenebroso al bosque, que bueno haber venido, creo que va a merecer la pena.




Al final tras deshacer algún sendero que me alejaba de Urbia, vuelvo sobre mis ruedas y bajo a Urbia, donde repongo fuerzas antes de volver por la pista que cruce hace un rato, asi llego de nuevo al collado que da paso a los pedrolos de la calzada romana, que en bajada es factible, eso si pelin técnica a mi parecer, de este tramo cabe destacar el comentario de aliento de un niño que subía andando «¡¡¡ Te vas a dar un guarrazo !!!» , jajaja, es lo que tienen los niños, dicen lo que sienten jeje, con sus palabras resonando en mi mente, cruzo de nuevo la cueva y pongo rumbo hacia el refugio


Tras el refugio, la bajada continua por un sendero divertido, tras el cual, en vez de salir de nuevo a la pista cementada, cojo un PR que cresteando me coloca encima de mi destino, a donde llego tras otro bajada por sendero divertida




Y eso es todo, creo que merecio la pena venir hasta aqui, y seguro que volveré .